Tour de Francia Todo sobre ciclismo en Internet
 PUBLICIDAD
 Reportajes Tour de Francia 2007
La reconversión del Euskaltel
Rubén Pérez, uno de los rostros del nuevo Euskaltel

El Euskaltel-Euskadi corre en paralelo. Dos carreras. Una en el Tour y otra en el futuro. Miguel Madariaga e Igor González de Galdeano aprovechan los tiempos muertos de la Grande Boucle para dibujar su nuevo equipo: «El año que viene no habrá 30 corredores. Serán 25 ó 26», avisa Madariaga. «De la plantilla actual habrá ocho bajas», prosigue. No da nombres. Pero sí pistas: «A algunos se les han dado cuatro años de oportunidades y se ve que no van a más». A partir de ahora, la vía de acceso a la primera plantilla será el filial, el Orbea-Oreka-SDA. «Pasar por ahí evitará que los ciclistas se acomoden. No será fácil correr en el Euskaltel sin superar la prueba del Orbea».

Madariaga defiende la dirección de Igor González de Galdeano. Su filosofía: todo por el equipo. Como una selección. El Tour, dice, le ha confirmado el nuevo rumbo del Euskaltel: «Hemos hecho nuestra mejor primera semana». Pese a la falta de cuajo, de experiencia de su plantilla. Eso se nota en carrera. Gastan demasiadas energías». Aun así, el conjunto vasco ha teñido de naranja muchas etapas: con Rubén Pérez, con Verdugo, con el casi liderato de Landaluze, con el Galibier de Astarloza, decimoprimero en la general... «El Tour es el termómetro del ciclismo. Y nos ha felicitado por ser un equipo agresivo». Es su premio.

Eso vale para el presente. «Y ya tengo la columna vertebral para el futuro». Madariaga ha renovado los contratos de Igor Antón y Koldo Fernández de Larrea. Y pronto lo hará con Amets Txurruka y Rubén Pérez. Dos escaladores, un velocista y un todoterreno. «Rubén tiene algo». Generosidad. Pasó por el Orbea. Aprendió el oficio. En el Orbea anda también Javier Aramendia, próximo corredor del Euskaltel-Euskadi. Y al Orbea ha entrado ahora Jonathan Castroviejo, el último valor extraído de la cantera. «Los equipos como el Orbea, los continentales, se equivocan si lo que buscan es competir. Están para formar corredores. El Orbea será el alimento del Euskaltel-Euskadi», asegura el mánager de la formación vasca.

Limitado a su propia cantera, está obligado a cuidarla. «Quizá fui muy duro cuando dije que la cantera vasca está mal llevada. Pero no me arrepiento de haberlo dicho». Álava es su próximo vivero. Es un territorio en barbecho, sin cosecha desde la generación de Beloki y los Galdeano.

Equipo amateur alavés

«Tengo las negociaciones muy avanzadas para montar por fin un equipo amateur en Álava. Para la Vuelta a España, creo que ya podré anunciarlo», adelanta. Y tiene diez corredores becados, elegidos en el campo juvenil. Les ha puesto a su servicio la maquinaria de un conjunto del UCI Pro Tour. Así crecerá el Euskaltel-Euskadi. Desde la base. Con los suyos y con algún fichaje para apuntalar el proyecto. «Gárate es interesante», lanza Madariaga. El resto, de la cantera.


 PUBLICIDAD
 Otras noticias
- Jornada fantasma en la segunda etapa de la Vuelta a Murcia
- Valderde: "Una jornada atípica que viene bien a Rojas"
- Rojas gana la primera etapa tras una caída de Heeswijk